Jóvenes y pandemia: una mirada salesiana

Fundación al servicio de proyectos sociales y educativos salesianos.

Jóvenes y pandemia: una mirada salesiana

Fin de año 2020

📢 En tiempos difíciles, más que nunca, compartimos la Esperanza.

Desde la Fundación Esperanza Joven y el proyecto Minga Salesianos, entendemos necesaria la siguiente reflexión del P. Francisco Lezama SDB, originalmente publicada en salesianosuruguay.org


“A partir de diversos comentarios que se han realizado sobre el lugar de las y los jóvenes en el actual contexto de crisis sanitaria, ponemos en común algunas reflexiones y sentires que surgen del intercambio entre varios que compartimos la perspectiva y la sensibilidad salesiana.

Se han escuchado voces que han prácticamente depositado en esta porción de la población la culpabilidad sobre la situación en la que se encuentra nuestro país (sin que se les hubiese atribuido mérito los meses en que nuestro país sobrellevó exitosamente la pandemia).

Francisco Lezama sdb
Francisco Lezama, sdb

Ante algunas afirmaciones culpabilizantes, generalizadoras e infundamentadas, compartimos estas reflexiones:

Decía don Bosco que las y los  jóvenes son “la porción más delicada y preciosa de nuestra sociedad”.

No podemos idealizar ni estigmatizar.

Queremos recibir su vida así como viene: con las potencialidades y los límites de la vida de cada persona.

Reconocemos, además, que nos encontramos con “juventudes”: diversidad de realidades que conforman un rico mosaico que se empobrece con cualquier generalización.

No ayudan las miradas reduccionistas, que solo buscan culpables y que no nos comprometen en hallar soluciones. 

Debemos reconocer que en las juventudes se manifiestan muchas realidades que atraviesan transversalmente a toda la sociedad.

Al ser menos propensos a la hipocresía o al ocultamiento, en sus vidas se evidencian a veces situaciones y valores que nuestra sociedad ha explícita o implícitamente asumido: el consumismo, el individualismo, la diversión irresponsable.

¿No podríamos como sociedad hacer más bien una autocrítica frente a estas realidades, que son de alguna manera un espejo, asumiendo primero las responsabilidades que nos tocan?

En 1854 llegó la epidemia de cólera a Turín, donde vivía don Bosco, quien con sus jóvenes salió a atender a todos los damnificados en ese desastre.

Sabemos que hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece: conocemos muchas realidades de jóvenes que han hecho una apuesta por divertirse responsablemente, por limitar el grupo con el que están en contacto estrecho, o que han decidido cuarentenarse al regreso de sus vacaciones para no poner en riesgo a sus abuelos.

Capítulo aparte son las y los jóvenes que durante todo el año han colaborado en las ollas populares, o que semanalmente y de manera voluntaria realizan actividades educativo pastorales en muchos barrios de nuestro país y que han continuado acompañando a las familias, o en los más diversos servicios: forman parte de lo más positivo que ha emergido en este tiempo que ha sido difícil para todos, también para las juventudes, con las particularidades de su etapa vital. ¡Qué importante cuidar y ejercitar la empatía!


“La familiaridad engendra afecto, y el afecto confianza… Y esta confianza es como una corriente eléctrica entre jóvenes y educadores”.

Estas afirmaciones de don Bosco, que están en la base de su propuesta pedagógica, el Sistema Preventivo, pensamos que también valen a la hora de afrontar el desafío actual del diálogo intergeneracional.

Necesitamos hacer parte a todas las juventudes de un pacto de confianza social en el que ellas y ellos  están llamados a ser protagonistas. 

Queremos que aporten, junto a los demás actores de la sociedad, buscando implementar las estrategias basadas en la evidencia científica que sabemos que nos harán sobrellevar este tiempo, y también haciéndose responsables por las actitudes que ponen en riesgo a los demás.

Nos mueve la esperanza 2021

Esperamos que este debate también reavive la búsqueda en común para que nuestra sociedad dé realmente oportunidades a todos los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, especialmente entre las poblaciones que más sufren el fenómeno de la fragmentación social.

¡Nos mueve la esperanza!

A pocos días del 31 de enero, fiesta de san Juan Bosco que este año viviremos en este contexto tan especial, reafirmamos nuestro deseo y nuestro compromiso de aportar, a través de la educación, en el crecimiento y el desarrollo de nuestro querido Uruguay.

¡Creemos en las y los jóvenes! 

P. Francisco Lezama sdb

Pastoral Juvenil de los Salesianos del Uruguay


Noticias.

En el sitio web de Montevideo Portal se publicó un artículo referido a estas reflexiones.

Dicho artículo es titulado; Salesianos en defensa de jóvenes en la pandemia: “No podemos idealizar ni estigmatizar”.

Se agrega que los Salesianos de Don Bosco emitieron un comunicado ante la “culpabilidad” que se depositó en los jóvenes ante el aumento de casos de COVID-19 a fines de 2020 y principios de 2021.